Obras en el Muelle del Rocín

Intentaré con este artículo arrojar un poco de luz sobre el proceso de reparación que se ha ejecutado en el “Muelle del Rocín”.

Debo  aclarar que mi rama no es la de Ing. De Caminos Canales y Puertos, aún así la profesión a la que pertenezco me permite conocer la dinámica, lógica y ejecución de los procesos constructivos. Cualquiera que disponga de más datos de los que tengo, o tenga un conocimiento técnico y proyectual más exhaustivo será bienvenido para depurar, concretar o modificar las conclusiones.

Conociendo las deformaciones y grietas, se puede extraerse bastante fielmente el comportamiento estructural que sucedió para su aparición. Como veis en la IMAGEN 1, que es un corte aproximado del muelle. El mar bate con una fuerza (flechitas rojas). Simplificando mucho, lo que se consigue con un dique es la protección mediante un plano (pared) que transmite y reparte las fuerzas a la mayor superficie posible (al suelo del fondo). Su estabilidad se garantiza mediante tanto peso (flechas marrones) que la fuerza del mar no lo puede mover.  Normalmente, la fuerza que aplica el mar son como dar unas bofetadas, se aguantan relativamente fácil.

2014-07-01 Obras en el Rocín 01Para que nos hagamos una idea de lo que soportan. Pensemos que 1m3 de agua pesa 1000kg. Por tanto una ola de 2m de altura por 1m de frente por 3m de fondo ya son 6000 kg de fuerza, eso solo por encima de la superficie. Esa carga la tiene que aguantar cada metro longitudinal de dique por cada metro longitudinal de ola. Pero es que además, esa fuerza llega con velocidad, es dinámica. Por seguir con el símil anterior, no es lo mismo que se pose un puño en una cara y se aplique la máxima fuerza que se pueda proporcionar, a que el puño vaya lanzado aún siendo con la misma fuerza. Pues bien, a lo que tuvo que hacer frente el muelle fue más bien los directos de Mike Tyson durante mes y medio sin pausa.

En la IMAGEN 2, se puede observar que el mar empujó mucho más de lo habitual (flechas rojas), por lo que el peso del dique no fue capaz de soportarlo empezando a deformarse y a girarse como indica “exageradamente” la línea discontinua naranja. Se produjo un desplazamiento y giro hacia adentro, presionando el terreno en la zona interior y queriendo levantarse por el exterior. De esta manera a mayor fuerza que estaba sufriendo, resulta que se repartía sobre menor superficie (flechas marrones más grandes) hundiéndose por falta de capacidad del terreno para soportarlo. La inclinación de la plataforma en este sentido se aprecia visiblemente desde la punta del muelle. A la vez en la zona resaltada en circulo violeta, paradójicamente, al querer levantarse por el exterior, (se reduce el peso sobre el terreno y el mar es capaz de horadar, lavar o descalzar esa parte) permitiendo que en los estados en los que el dique volvía a estar sin cargas (periodo entre olas o una vez llegado las calmas) se fuese hundiendo al faltarle terreno. Razón por la cual las grietas son más perceptibles por el exterior que en el interior. IMÁGENES 3 y 4. Este comportamiento distinto en el interior y exterior es consecuencia a que el alma es de relleno.

No es casualidad que faltase el peto, justo entre las dos grietas laterales por culpa del desplome en la central (observen el ángulo que forman las líneas azules discontinuas) ya que por presión lateral quedaron flotando en el aire y fueron vulnerables al empuje del mar.

A priori se podría pensar en varias soluciones, como por ejemplo:

1.- Aumentar el peso del muelle, bien sea haciéndolo más ancho o más alto. Más ancho sería descartable seguramente por coste económico (hay que pensar que en las obras se juega con la estadística de que sucedan estas inclemencias tan fuertes, ya que si se construyese para soportar lo máximo, los costes serían desproporcionados). Dando más altura se corre el riesgo de que el terreno se asiente poco a poco por el incremento de peso y provoque nuevas grietas haciéndolo de nuevo vulnerable. También se le proporcionaría más superficie de palanca al mar sin aumentar la superficie de reparto al terreno.

2.- Proteger el dique por el exterior con cubos o dados u otro tipo de piezas de hormigón, aunque debido a su baja altura lo único que se haría es generar una rampa por la que el mar pasaría más fácilmente. También se constreñiría la bocana.

3.- Mejorar el terreno y la transmisión de las fuerzas a él. Es probablemente la más ADECUADA y la que se ha EJECUTADO. El mecanismo para esto es utilizar el sistema de Micropilotes.

2014-07-01 Obras en el Rocín 02

La diferencia entre pilotes y micropilotes, aparte de lo que sus propios nombres indican (unos son más pequeños y de menor diámetro que los otros) es de concepto y como funcionan. Un pilote trata de concentrar las cargas en un punto, (el menor número posible) normalmente buscando terreno firme a la profundidad a la que esté. Pero como ya habíamos comentado, aquí lo que interesa es repartirlas en la máxima superficie posible debido a las características de las cargas, además de que seguramente no existiría pilote que soportase semejantes fuerzas. Utilizando micropilotes se puede utilizarse un número mucho mayor sin alterar el objeto a reparar y con un coste económico asequible.

Un micropilote funciona sin necesidad de llegar a un terreno resistente, es más, aunque llegue es despreciable. Parecerá mentira, pero funciona por el ROZAMIENTO de su superficie lateral con el terreno. La fuerza de rozamiento que se genera es igual tanto como si se quiere hundir como si se quiere extraer. IMAGEN 5. Esto viene perfecto para lo que sucedía en la IMAGEN 2. Con el mismo sistema se resuelven las dos circunstancias, hundirse y levantarse.

El micropilote no puede tener una longitud infinita ya que su geometría lo va haciendo más esbelto y más débil, como se representa en la IMAGEN 6. Pensad en una ramita de un árbol con igual sección, hacer un corte de 2cm de largo y ejercer una fuerza como si fuese un bastón, apenas se deformará. Pero si esa misma tiene 100cm de largo veréis como se dobla. Por lo tanto, el micropilote debe introducirse lo necesario para cumplir con el rozamiento. Se introdujeron hasta encontrar firme, como se representa aproximadamente en la IMAGEN 7, incrementando su longitud lógicamente hacia la bocana, llegando a los 28m. Seguramente un tanto INNECESARIO. Pero hay que tener cuidado, porque el verdadero problema de este sistema es en los que se introdujeron mucho menos. Puede ocurrir que no tengan la longitud necesaria, volviéndolos inertes por déficit de rozamiento. Espero que esto fuese valorado a través de estudio geotécnico. Si hay una zona donde puedes introducirlos poco y por lo tanto tienes poca fuerza de rozamiento en conjunto, es justo ahí donde debieras aumentar el número para paliar el déficit.

En cuanto a la densidad de micropilotes colocados, parece a priori bastante adecuada. Como se aprecia la IMAGEN 7, están más concentrados en la punta y se va aumentando su separación conforme se acercan a tierra. Intuitivamente la mayor densidad debiera estar en la parte central hundida y en la zona de menor penetración, más que en la punta, pero seguramente dispongan de datos específicos para haberlo ejecutado así.

Como lo importante, y ya he insistido en ello, es repartir la carga, es BÁSICO “coser” todos los micropilotes para que trabajen en conjunto mediante una losa de hormigón. IMAGEN 8.

2014-07-01 Obras en el Rocín 03Existe la particularidad de que la fuerza es lateral, no como un edificio que “pesa en vertical”. Recordando la IMAGEN 2, en el lado hacia la dársena nos vale con que sean verticales porque se quiere comprimir el suelo, pero en la línea de ellos más hacia el mar, la fuerza horizontal nos los quiere “cortar”, de ahí que cuanto más inclinado se pueda colocar mejor, será más eficiente y resistirá más. IMÁGENES 10 y 11 (flechitas marrones). Tengo constancia de que se ha colocado alguno inclinado, pero no puedo concretar si en la DIRECCIÓN CORRECTA.

Por último reiterar, que todos estos micropilotes deben “soldarse”, “unirse”, “coserse”, o como se quiera denominar de manera coloquial, en su cabeza mediante una losa armada de Hormigón para que TRABAJEN CONJUNTAMENTE.

Contrario quizá a lo que pueda parecer, hormigón y piezas de piedra (sea granito o cualquiera) no conforman trabazón, NO FORMAN UNA UNIÓN SOLIDARIA. Tienen límites elásticos distintos, comportamientos térmicos distintos, deformaciones distintas, etc, por lo que siempre se producirá una fisura de separación en la unión entre ambos en cuanto fuerzas que no sean de compresión pura así lo provoquen.

La duda, dada la VITAL importancia de la losa de unión, es si esta se ha ejecutado, ya que no lo he apreciado. ¿Si alguien puede confirmar este aspecto?.


EN DEFINITIVA, SI LA LONGITUD DE LOS MICROPILOTES MÁS CORTOS ES LA SUFICIENTE Y SE HA EJECUTADO LA LOSA DE UNIÓN, LA ACTUACIÓN PODRÍA CONSIDERARSE CORRECTA (siempre suponiendo que se ha llevado a cabo una buena práctica constructiva) SIN EMBARGO, SI ESTOS NO SON LO SUFICIENTEMENTE LARGOS O NO SE HA REALIZADO EL “COSIDO”, LA ACTUACIÓN NO PODRÍA DARSE POR CONCLUÍDA.

Saludos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: